Katana, el arma preferida de los samurais.

Hablar de la katana, es hacerlo de una de las armas más legendarias y conocidas del Lejano Oriente. Un arma, que todo el mundo asocia a la figura de los temibles samuráis, cuyas características más reconocibles son su hoja curvada, el filo único que no pierde ni un ápice de su agudeza con el paso del tiempo y su gran resistencia.

Katana

¿Cuáles son los orígenes de esta arma?

Según aparece en los archivos, el origen de la katana en el País del Sol Naciente se encuentra alrededor de los siglos X al XII, cuando la dinastía Song procedente de la enanas xxx vecina China, introdujo en Japón un espada de similares características conocida con el elocuente nombre de “Destripador de caballos”. Un nombre, que como muy bien se puede deducir, deriva del uso que se le daba a esta espada en los campos de batalla.

Características de la katana

Tal y como ya hemos apuntado en anteriores líneas, este sable (que no espada) debe su forma curva a que está diseñada para realizar cortes profundos en la piel de los enemigos.

Ninguna katana tiene la misma curvatura ya que…el grado de curvatura del acero depende única y exclusivamente de los cambios videos hentai que se producen en el metal cuando es introducido en el agua para que se enfríe y al proceso por el que la hoja debe pasar para endurecerse.

¿Cómo se endurece una katana?

Para conseguir que la katana adquiera su célebre dureza, los artesanos solían cubrir la parte del acero en el que deseaban que estuviera el filo, con una capa de polvo de carbón y arcilla. Una técnica, aparentemente bastante simple, que los fabricantes modernos no han podio replicar con exactitud.

Cuando este proceso se ha llevado a cabo varias veces,  la katana se daba por finalizada, siendo entregada a su dueño, el cual debía de encargarse de realizar un meticuloso mantenimiento para evitar que el metal perdiera sus propiedades y se tornara quebradizo con el paso del tiempo por culpa del polvo, la sangre y los diferentes avatares por los que pasara su dueño.

Katana Masamune

¿Existe alguna katana que haya pasado a la Historia por algún hecho excepcional? Si, la Honjo Masamune. Este sable, de una excepcional factura ha pasado a los anales de la Historia por estar considerada como el sable más perfecto de todos cuantos se forjaron en la época antigua. Tan importante era en su época, que fue elegida por los Shogun (los señores feudales que dirigían un determinado territorio) como un símbolo de su poder, traspasándose de generación en generación.

¿Dónde podemos admirar esta maravilla en la actualidad? Lamentablemente en ningún sitio, ya que desde que su último dueño entregara la Honjo Masamune a la policía de Mejiro a mediados de los años cuarenta del pasado siglo, se desconoce cualquier pista sobre su paradero. Probablemente, esto es una teoría mía, esté decorando algún salón elegante de algún potentado americano o durmiendo en una caja fuerte de alta seguridad, esperando a que alguien la devuelva al país del que nunca hubiera debido salir.

5 ingenios bélicos de Leonardo Da Vinci

Antes de mostrarte los impresionantes diseños creados por la mente de Da Vinci, es necesario explicar cuáles fueron las motivaciones que le llevaron a dibujar estas máquinas.

En el Renacimiento, la profesión de pintor era menospreciada por la mayoría de la sociedad, al considerarse este oficio como una actividad artesanal que podía realizar cualquiera. Este menosprecio, hacía necesario que todos aquellos que deseaban dedicarse a este noble arte, tuvieran que buscar la protección de algún alto miembro de la aristocracia o la iglesia para poder tener garantizado su sustento.

Precisamente para este fin comenzó Leonardo marchó en 1482 al Ducado de Milán, con relatos eroticos la esperanza de que el líder de este belicoso territorio italiano al ver los diseños que había realizado, le contratara como ingeniero militar. Con este fin elaboró los diseños que os enseñamos a continuación:

5 ingenios bélicos de Leonardo Da Vinci

Blindado

El primer blindado de la Historia

Esto que ahora mismo tienes ante tus ojos, es el primer vehículo blindado de la Historia Bélica. Aunque por su forma no parece algo que pueda infundir pavor a los enemigos, este vehículo supuestamente era capaz de albergar en su interior a un par de personas, que podrían moverse en cualquier dirección que desearan.

Recubierto por placas de metal, que garantizaban la seguridad de sus ocupantes, este blindado tiene un pequeño defecto en su interior. Las manivelas que accionan las ruedas no pueden moverse para que este vehículo avance, ya que están dispuestas de tal manera que al accionarse chocan entre ellas.

Guadaña marina

La guadaña marina

Esta enorme e intimidante guadaña, estaba diseñada para ser montada en el interior de un barco. ¿Qué tiene de particular este invento? Un mecanismo fabricado con engranajes que permitían la posibilidad de controlar su movimiento desde el interior, multiplicando de esta manera su capacidad de abrir el casco de una embarcación rival.

carro asalto

El carro de asalto

Probablemente, este carro de asalto es con mucha diferencia el invento más atroz y cruel de todos los que diseñó Leonardo Da Vinci.

Según podemos observar en sus dibujos, este ingenio estaría pensado para ser arrastrado por un par de caballos, los cuales le darían la fuerza porno boliviano suficiente para que en el fragor de la batalla el mecanismo principal hiciera girar cuatro gigantestas guadañas, las cuales irían cortando todo aquello que se cruzara en su camino.

Arco gigante

El arco gigante

Conocedor de que cuanto más grande fuera el arma que portaran los soldados, mayor era el terror que sus enemigos podían sentir, Leonardo fabricó este enorme arco para lanzar proyectiles a gran distancia.

Como muy bien se puede deducir, la munición que este arco lanzaría a los enemigos no era una flecha de tamaño gigantesco, sino una piedra de grandes dimensiones o una bomba incendiaria.

Bombas explosivas

Las bombas explosivas

Por último nos hacemos eco de las bombas explosivas. Unas pequeñas bolas con forma de bala de cañón, que escondían en su interior una mortífera sorpresa: al ser expulsadas por la boca del cañón, estas explotaban en el aire, lanzando una enorme cantidad de polvo, humo y fragmentos de metal sobre el ejército enemigo.